• Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Google+ Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

El Ácido Mandélico pertenece al grupo de los alfahidroxiácidos (AHA) y se extrae de las almendras, a diferencia de otros AHA tiene un peso molecular mayor, lo que hace que su acción sobre la epidermis sea más lenta que otros ácidos frutales, y menos irritante, pudiendo continuar la persona con su actividad diaria sin problemas.

El Ácido Mandélico posee una gran actividad antibacteriana que lo hace especialmente indicado en tratamientos contra el acné no inflamatorio porque actúa directamente en las bacterias que lo causan, limpiando y minimizando los poros y propiciando una piel más suave.

Otra de las grandes propiedades del Ácido Mandélico es su capacidad de inhibir la melanina, por lo que resulta especialmente útil en tratamientos contra manchas solares y melasma.

También debemos tener en cuenta que para resolver algunos problemas de la piel serán necesarias varias exfoliaciones con Ácido Mandélico. El número puede estar entre 3 y 6 sesiones o más, en función de la severidad de los daños de la piel.

Es por eso que será el profesional quien evaluará la cantidad y frecuencia de estas sesiones tras un exhaustivo diagnóstico de la piel.

Una vez obtenidos los resultados deseados se hace sesiones de mantenimiento según necesidades